Hablemos de líquido amniótico

abril 4, 2016

El líquido amniótico cumple importantes funciones entre las que se encuentran:

  1. Brindar al feto un medio óptimo para su desarrollo, ya que le permite moverse libremente y favorece así el desarrollo de su sistema musculo esquelético.
  1. Contribuye a evitar la compresión del cordón Umbilical y la placenta durante los movimientos fetales, y así protege al feto de compromisos vasculares y nutricionales.

 

  1. Protege al feto y al cordón umbilical de la compresión producida por las contracciones uterinas durante el trabajo de parto.
  1. Desempeña un papel importante en el desarrollo de los pulmones fetales.
  1. Tiene propiedades humectantes y bacteriostáticas; éstas últimas ayudan a proteger al feto de las bacterias que pueden penetrar en la cavidad amniótica.
  1. Mantiene una temperatura estable en la cavidad amniótica. Su formación y el mantenimiento de un volumen adecuado reflejan la integridad de los sistemas cardiovascular, gastrointestinal y renal del feto. El volumen del líquido amniótico se mantiene en un equilibrio dinámico, entre el líquido que entra y sale del espacio amniótico, a través de múltiples vías.

 

El conocimiento creciente de la producción y regulación del líquido amniótico ha contribuido a proporcionar una mayor percepción del desarrollo y bienestar fetal, y le brinda al clínico la expectativa de poder predecir algunos problemas en el embarazo.

Los mecanismos de producción, consumo, composición y volumen del líquido amniótico dependen de la edad gestacional.

Tanto el mecanismo de producción como la composición del líquido amniótico cambian con el progreso de la edad gestacional. En el primer y segundo trimestres la producción de líquido es debida primariamente al flujo pasivo de agua a través de las membranas o la piel fetal; posteriormente el líquido amniótico se vuelve muy similar a la orina fetal, ya que se torna hipotónico en relación con el suero materno y fetal desde el segundo trimestre.

Además de su relación con la edad gestacional, el volumen de líquido amniótico se correlaciona también con el peso fetal y placentario. Los fetos pequeños para su edad gestacional tienden a tener un volumen de líquido amniótico menor, mientras que los grandes para la edad gestacional tienden a tener el volumen de líquido amniótico incrementado.

Existen, además, factores maternos que contribuyen a modular el volumen de líquido amniótico. El volumen del líquido amniótico se correlaciona con el volumen del plasma materno, relación que es mediada predominantemente por el feto, por tanto los trastornos hidro-electrolíticos maternos, tienen un efecto directo en la dinámica de líquido amniótico a nivel fetal.

Alteraciones en la hidratación de la madre provocan cambios en el movimiento del líquido hacia dentro o desde el feto. Esto puede afectar la producción de orina y, por consiguiente, el volumen de líquido amniótico. Una hidratación materna aumentada lleva a una hidratación fetal incrementada, con aumento de la orina fetal y, por tanto, al aumento del volumen de líquido amniótico. La deshidratación materna está asociada con oligohidramnios, que retorna a lo normal al hidratar a la gestante.

El líquido amniótico también proporciona un reservorio para la homeostasis de la hidratación fetal. Los fetos con exceso de agua transfieren líquido al espacio amniótico, mientras que los fetos deshidratados pueden conservar agua deglutiendo más líquido amniótico, absorbiendo más agua a través del tracto gastrointestinal y reduciendo la producción de orina.

 

Resumen

Uno de los principales aspectos para entender lo procesos de formación, crecimiento y desarrollo fetal, y con ello familiarizarnos con los procesos involucrados en la salud y enfermedad perinatal, tiene que ver con el conocimiento del entorno fetal, ya que como es el caso, los trastornos del líquido amniótico a menudo son el dato principal que puede indicarnos que las cosas no van bien en lo que respecta a la salud fetal.

Al revisar aspectos básicos, es factible comprender conceptos más complejos, y con ello, contar con herramientas y criterios para el abordaje, manejo y pronóstico en la patología fetal.

 

Autor: David Samuel Flores Macías

Medicina Materno Fetal

davidfloresmd@yahoo.com